Dejar de hacer publicidad para ahorrar dinero es como parar el reloj para ahorrar tiempo.