La calidad es más importante que la cantidad. Un home run es mejor que dos dobles.